Ultra Maratón Lican Ray Villarica 2015

Parecía que un iluminado y caluroso día se acercaba en la precordillera Araucana, era el día de la mítica Ultra de Lican, la mas antigua de Chile y primera del año, que une el hermoso poblado de Lican Ray con la gran ciudad de Villarrica, hoy por hoy ambas un paraíso de la zona lacustre.

Llegué sin entrenar, despues de VUT, terminé el 2014 con 2 semanas de descanso, donde me preocupé de regenerar, dormir y descansar al por mayor, tras un año genial. comencé a moverme una semana antes de la carrera, no mucho kilometraje, un par de trabajos de intensidad, una puesta a punto y vamos, los 70k ya estaban encima y era buen momento para un fondo de calidad, asi comienzo el año de buena manera.

Partimos la fresca mañana junto a Juan Encina los primeros metros corriendo a buen ritmo, un relajado 3.50 en esos casi 7km de cemento, al comenzar el ripio en el camino a Challupen, me vi solo, y a buen ritmo, cosa que adelantaba un buen resultado,

Pasan las horas y el calor comienza subir, yo en pleno parque nacional Villarrica, en un bosque tupido, corriendo por un camino lleno de raíces, troncos, rocas y ramas a la altura de la cara, que traban el trote. Estaba solo, ya hace un par de horas, hablé a mi mismo una que otra vez, un poco aburrido, dándole «chocale» a los árboles y ramas, todo bien, piernas medias pesadas, cabeza caliente… ya soñando con alguna vertiente o canal de regadío…

Ya en el 40k «la T» venía el único puesto de abastecimiento, comí un poco, y tomé mucho isotónico, la deshidratación ya se sentía, subida de 5k muy caliente y bajada de 5k relajada y fresca con una pequeña brisa, llego al 50k, (mismo punto del 40) y relleno agua, un pedazo de plátano, bebida cola y a retomar esos últimos 20k… me propuse mantener un ritmo sólido, ya las piernas dolían un poco y la cabeza pesaba, la insolación fue grande….

En los momentos en que todo duele, siempre pienso en mis siguientes desafíos, todo es un entrenamiento y no es fácil preparar «la segunda mitad de las carreras» osea desde donde empieza a doler y pesar todo, hasta que llegas a la linea meta. Cada instancia de enseñarle a mi cuerpo a tolerar y hasta quizás disfrutar esas sensaciones son un progreso en mi carrera y claramente, éste entrenamiento era una perfecta instancia.
Se acaba el ripio y comienzan los últimos (mas menos) 10k de cemento, donde se puede retomar el ritmo fuerte y comienzas a ver casas, gente, la carrera ya se acaba, hay niños dando vueltas y te miran con admiración, es un tremendo gusto para mi, quizás ser un ejemplo para ellos.
Bajada y recta final, mi familia y amigos están en la meta, apuro un poco el ritmo, cruzo en un tiempo razonable, y me voy a la sombra… fue un buen primer fondo del año, me llévo el primer lugar descontando 30 min a mi sucesor, después de 2 ocaciones anteriores (2011 y 2012), esta vez la tercera fue la vencida, con mucha felicidad, comienzo mi entrenamiento! Futangue 60k y Ultrafiord 100M son mis próximos desafíos.

Agradezco a mis auspiciadores, The North Face con toda la ropa y equipo para mis carreras.
Outsoul Chile con la mejor implementación outdoor.